SEDANÍA arte textil nace en el año 2004, como un espacio creativo en el que las historias se convierten en prendas, el color en volumen y las fibras naturales dialogan para transformarse en composiciones cromáticas. Tras este maravilloso proyecto, está Begoña, una mujer que transmite mucha paz, amor por lo que hace y por lo que crea bajo una imagen tímida y luchadora. Para la asociación Cultura Sostenible, ha sido una de las mujeres que ha inspirado los objetivos y el proyecto Trapisonda.

SEDANÍA arte textil, a través de Begoña Ordás, ha participado en esta sección del blog dirigida para artistas, artesanos y artesanas, donde damos rienda suelta a la creatividad, como una forma de generar bienestar en cada una de las personas, tanto por el/la que crea como por el/la que recibe la creación. La importancia de poner en valor el bienestar de cada uno de nosotros y nosotras, de apostar por un tipo de cultura que sea sostenible y que nos genere un bien común, es el objetivo de visibilizar a un sector más o menos invisible y que es un pilar fundamental en el ecosistema social y de felicidad, en que nos apoyamos.

Compartimos la entrevistamos a Begoña (SEDANÍA arte textil) en su taller de trabajo mientras nos cuenta su: “PROYECTO CREATIVO PARA LA VIDA”.

Lo primero que me viene a la cabeza es lo de ser curiosa por naturaleza. Considero que necesitaría otras 10 vidas para aprender todo lo que quiero. Elegí estudiar Bellas Artes, formación que hice en la Complutense pero he asistido a docenas de formaciones más, de diferente índole. La última un postgrado de arteterapia (Universitat de Girona). Este último curso me tiene enganchada, creo firmemente en su potencial como herramienta asistencial para personas con o sin problemas.

Tengo 49 años, pero yo no los veo, y esto es una historia porque me hace apuntarme a cosas como clases o torneos de pádel, cuando no he jugado en mi vida.

La vida me ha puesto en situaciones realmente paradójicas, como comenzar a trabajar en un banco sin saber casi ni como se usaban o una colaboración con una de las grandes diseñadoras de moda de nuestro país, para crear una colección el año que gano el premio nacional de moda.

En este momento redefino mi proyecto, está en proceso de reinvención.

Siempre he trabajo con las manos que son dirigidas por mi cabeza. Sin creatividad, profesionalidad, honestidad e inteligencia los proyectos no salen adelante. Las manos no funcionan solas.

Respecto a las técnicas textiles en las que me especialicé, mi formación ha sido autodidacta pero asistiendo después a varios cursos y talleres de artistas textiles de Holanda, Alemania, Finlandia, U.K etc…para aprender otras maneras de hacer o mejorar la mía. Ha sido muy enriquecedor.

Para mí la creatividad es una forma de vida. No la entiendo sin ella, pero además en todos los campos. La creatividad hay que ponerla a trabajar con las facturas, la crianza, la casa o los negocios. El arte es un campo más donde entra en juego.

La cultura y la sostenibilidad en mi caso va íntimamente ligado. Desde elegir producción artesanal no seriada con materiales lo más sostenibles posible, hasta la forma de comercialización, casi siempre directamente al cliente final escuchando sus gustos o necesidades. Trabajar por encargo es una práctica que he llevado a cabo desde 2004. Trabajo con tintes y fibras naturales y los últimos años he procurado comprar material a proveedores con certificaciones. Además no sigo modas a la hora de crear, me dejo llevar por lo que mi creatividad me pone delante. A veces simplemente dialogando con los materiales las colecciones surgen.

Me inspira todo lo que me rodea, desde un olor, un paseo por el bosque, un concierto, un texto, una noticia, una injusticia…

Respecto a trabajos textiles, me baso en diseñadores japoneses por su enfoque en la importancia de los tejidos y por no estar sometidos a las tendencias estéticas de occidente.

Por último me parece interesante hacer la siguiente reflexión. Que todos y todas contribuyamos con pequeños granos de arena a crear un mundo mejor, a escala humana, donde pongamos en el centro las cosas realmente importantes. Que nos bajemos de ese tren que va a toda velocidad sin importar lo que arrolle a su paso. Que hagamos de la creatividad una actividad más, que la incorporemos en nuestro día a día y si es a través de cualquiera de las artes, mejor que mejor. Ser más conscientes de nuestros actos en general y de sus repercusiones. Y coherentes, porque parece que la sostenibilidad se ha puesto de moda pero debe ser una premisa, no una moda pasajera. De ahí la importancia de que coincida discurso y manera de estar.

https://www.sedaniastudio.com/

https://www.instagram.com/sedania_studio

https://www.facebook.com/Sedaniastudio/