María, más conocida en el ámbito artesanal, como Marietta y en la Red Social Facebook como: Las Curiosidades de Marietta, esconde tras su rostro pecoso y con mirada inocente, unas manos tan hábiles como el cerebro creativo que hace emerger multitud de creaciones a través de los diferentes materiales que maneja.

Bolso Marietta

Hemos querido abrir esta sección, por y para artistas, artesanos y artesanas, donde damos rienda suelta a la creatividad, como una forma de generar bienestar en cada una de las personas, tanto por el/la que crea como por el/la que recibe la creación. La importancia de poner en valor el bienestar de cada uno de nosotros y nosotras, de apostar por un tipo de cultura que sea sostenible y que nos genere un bien común, es el objetivo de visibilizar a un sector más o menos invisible y que es un pilar fundamental en el ecosistema social y de felicidad, en que nos apoyamos.

Entrevistamos a María (Las curiosidades de Marieta) en su taller de trabajo mientras nos cuenta su: “PROYECTO CREATIVO PARA LA VIDA”:

Estudié Laboratorio de Imagen y como, aunque me encantaba e incluso trabajé un tiempo de ello, me sabía a poco y estudié Imagen Superior. Pero está decisión y casi todas las que he tomado parten de un mismo sitio.

Cuando era pequeña tuve la oportunidad de pasar mucho tiempo con mi abuelo Mariano, un fotógrafo y profesor de plástica jubilado. La mejor persona del mundo.

Gracias a él, empecé a valorar muy pronto lo que había a mi alrededor.

Construíamos las casas de los muñecos, los juegos de mesa, pintábamos camisetas, construíamos marionetas…Fotografiaba lo que me rodeaba para revelarlo en casa de mis abuelos y hacia manualidades a partes iguales.

Desde muy pequeña descubrí lo reconfortante que es hacer y lucir cosas hechas por uno mismo.

Cuando falleció mi abuelo sentí un vacío muy grande. A mis manos les faltaba movimiento. Me volví a sentir ocupada gracias a mi abuela Manuela. La cual, viendo lo mucho que extrañaba a mi abuelo, comenzó a entretenerme con el punto y el ganchillo. Así que desde bien pequeña siempre he tenido o he usado cosas hechas por mí.

Los estudios que he realizado han sido siempre creativos y artísticos. Con el nacimiento de mi segundo hijo mi vida laboral se fue un poco al traste. Volví a tener la necesidad de mover mis manos.Y como ya no tenía abuelos de los que aprender fui al Centro Cultural de mi barrio, en Aluche y después de leer las ofertas me decidí por estudiar repujado en cuero. Se me pasaban las horas volando y trabajar con nuevas materias primas fue muy gratificante. Con el tiempo he empezado a mezclar todas mis pasiones con resultados que me gustan bastante. Ver a alguien usando cosas que he hecho por mí misma me ha resultado una recompensa increíble.

Otra de mis pasiones es mi pueblo. Como comparto esa pasión con mi familia paso mucho tiempo allí. En verano me gusta salir a la puerta a trabajar. Allí en mi mesa sobre un banco hecho de pizarra y bajo la sombra de un Nogal paso muchas horas trabajando.

Mi pueblo, aunque es muy pequeño, tiene mucha energía. Viven unas cuantas familias muy jóvenes que le dan mucha alegría. Una de las mujeres que dan ese toque de alegría al pueblo se llama Mónica. Una chica muy trabajadora.

Una mujer que se desloma trabajando en la cantera del pueblo. Fuente de casi todo el trabajo del pueblo.

Un día me trajo un delantal hecho de ante. Estaba muy roto de los picotazos de la piedra de pizarra. Me dijo que se rompían a la altura de la cintura.

Antes de tirarlo pensé que se podía aprovechar algo, por lo que del delantal saqué un bolso. Y es con este hecho que me decidí a crear mi proyecto: “Segunda Oportunidad”. Es un proyecto muy importante para mí. Nunca me ha gustado tirar las cosas. Creo firmemente en la reutilización, bien sea de un jersey sacando de su lana un bolso; de unos calcetines unos muñecos; de botones sueltos unos collares…

Así que de un delantal procedente de una cantera, que ha trabajado al máximo, que es esfuerzo, he podido sacar un bolso e incluso una cartera. Esta experiencia es y ha sido increíble.

He sido capaz de unir mis grandes pasiones, mi pueblo y mi creatividad. Un binomio inseparable que da capacidad de creación a través de mis manos.

La cultura de usar y tirar me parece muy peligrosa. Tener una materia prima con vida anterior dificulta el trabajo, porque depende de su vida anterior tiene una u otra forma. Y aquí entro yo. Dibujando sobre lo anterior para sacar el mayor partido posible. Un artículo totalmente personalizado y con la esencia de un pueblo que se niega a desaparecer.

María Orduña (Marietta)